Según el portal argentino Descorchados, los viñedos franceses están al borde de la devastación absoluta a menos que se tomen medidas drásticas para reducir las emisiones globales de dióxido de carbono. La organización Greenpeace, que ha estado al frente de la denuncia, dice que el cambio climático está volviendo los viñedos cada vez más vulnerables. “Si no se hace nada por reducir el efecto invernadero de los gases, las viñas serán desplazadas mil kilómetros más allá de sus fronteras tradicionales hacia el final del siglo. Los terroirs no sobrevivirán”.