La unidad de construcción de Tecnalia, una corporación tecnológica con sede en la provincia de Vizcaya, España, ha lanzado un proyecto para el diseño de un material orgánico destinado a los tapones de las botellas de vino. Este material, calificado como “revolucionario, innovador y sostenible”, permitirá reducir el impacto ambiental de los tapones de plástico al tiempo que abaratará el costo de los cierres de corcho.

El proyecto, denominado Placotop, tiene un presupuesto de un millón de euros y ha sido avalado por la Comisión Europea por sus ventajas económicas y medioambientales. Tanto es así que esta institución se ha comprometido a cofinanciar la actividad necesaria para el completo desarrollo de este material hasta su comercialización final.

El objetivo de esta iniciativa se encuentra es la necesidad de hallar una alternativa al crecimiento en el uso de los tapones de plástico para botellas de vino, que constituye en la actualidad un 13% de la cuota total del mercado y que se espera llegue hasta el 50% en diez años. Frente a esto, el trabajo de Tecnalia consistirá en diseñar un material que sustituya parcialmente el plástico de los tapones por otro creado a partir de biomasa. De esta forma el resultado es un tapón de un precio menor que el corcho, con una menor densidad, que necesita menos fuerza de extracción y que conlleva un impacto menor en el medio ambiente.

Tomado del servicio informativo de la revista El Conocedor, de Argentina.