Uno de los establecimiento de Maruyama, en Tokio. Sus tiendas son templos dedicados a los mejores cafés del mundo.

Maruyama Coffee, empresa tostadora japonesa, está resuelta a quedarse con los cafés especiales ganadores de los concursos de la  Taza de la Excelencia (Cup of Excelente, en inglés), programados este año en los principales países productores de Latinoamérica.

Este concurso, apoyado por la Alliance for Coffee Excellence, se viene desarrollando en nueve países de la región, y en la república de Burundi, en África. En Latinoamérica participan: El Salvador, México, Honduras, Guatemala, Costa Rica, Perú, Colombia y Brasil.

Compradores y baristas de Maruyama han asistido al concurso de la CoE y a sus posteriores subastas, y tras fuertes pujas, han comprado las últimas cosechas de los ejemplares galardonados.

En El Salvador, se quedaron con los dos premios gordos. Pagaron cerca de 96 dólares por libra.

Luego se hicieron presentes en Nicaragua, y como era de esperarse, apostaron por los ganadores del concurso, a razón de 40 dólares por libra.

Pocos después, Maruyama aplicó la misma estrategia al terminar la CoE en Hondres, donde la firma ofreció hasta 124,50 dólares por libra por los dos primeros lugares.

En Costa Rica, donde el concurso ya concluyó, Maruyama se prepara ahora para la subasta de los granos ganadores, a llevarse a cabo el próximo 28 de octubre.

Las exquisitas y seguras bolsas son ampliamente reconocidas por sus compradores.

Es de esperar que ahora Maruyama prenda motores para asistir a la versión de la CoE en Colombia, prevista para septiembre. La subasta en vivo se llevará a cabo en noviembre.

Más allá de las movidas de la tostadora japonesa, es un  hecho que la categoría de especiales se ha convertido en el más efectivo mecanismo para obtener mejores precios, mejorando así las condiciones económicas de los caficultores.

En la actualidad, el precio por libra del café arábigo de volumen es de cereca de 1,22 dólares por libra. Claramente, un precio cien veces mayor puede llegar a cambiar de manera positiva la ecuación financiera del negocio.

Maruyama Coffee existe desde hace 25 años. Sin embargo, la firma ha asumido un papel más activo en la compra de cafés excelsos tras el triunfo de su barista, Hidenori Izaki, en el concurso mundial de 2014. Un resultado a mediano plazo para el sector es incremento de los ingresos y una mejora en la perspectiva de los cultivadores, muchos de los cuales han abandonado la actividad debido a sus bajos ingresos.

Y eso hay que celebrarlo.