Manuel Cadenas está persiguiendo el sueño de convertir al Chilcano de Pisco en una bebida emblemática, muy similar a lo que ha ocurrido con el Gin Tonic, el Cuba Libre, el Mojito o el Margarita. Este año, entre el 11 y el 17 de enero, Cadenas encabezó la “Semana del Chilcano”, en más de un centenar de locales en Lima y sus alrededores. El eslógan fue: “El pisco en boca de todos”. Su obsesión es conseguir que el espirituoso peruano se consolide en las preferencias de los consumidores, no sólo en su país de origen, sino en el resto del mundo, a través de un trago divertido y fácil de tomar. El Chilcano se puede preparar con cualquier clase de Pisco, dependiendo del paladar del consumidor. Su uva pisquera preferida es la Torontel. Le encanta su aromaticidad y la forma como se combina con la Canada Dry y una espiral de corteza de limón.