La nueva cerveza de Bavaria complementa un portafolio integrado por la Clásica y la Roja. Foto de Hugo Sabogal

El mercado colombiano de cervezas ha experimentado interesantes cambios en los últimos años, con el surgimiento de pequeñas empresas como Bogotá Beer Company (BBC), cuyas marcas giran alrededor de lugares muy relacionados con el imaginario colectivo de los habitantes de la capital andina: Bogotá, Cajicá, Candelaria Clásica, Chapinero Porter, Chía, Monserrate Roja, Zipaquirá Tipo Abadía, Bacatá Blanca, Tequendama Negra, Policarpa La Fuerte, Usaquén Tipo Sout, Don Rufino Tipo Golden Ale y Septimazo Tipo IPA (Indian Pale Ale). Este abanico de posibilidades ofrece versiones tipo lager, ale, negra, weiss (blanca), rubia y sin filtrar. Estas bebidas han encontrado su nicho de consumo entre personas que buscan nuevas experiencias y se muestran dispuestas a pagar por ello. Además, BBC ha desarrollado, en paralelo, originales y agradables bares que, para muchos, son lugares de encuentro y distracción.

En una escala mayor, Bavaria, la principal cervecera nacional, también ha estado muy ocupada ampliando y modernizando su portafolio, con innovaciones como Maltizz, una bebida a base de malta, que ofrece fibra, antioxidantes, magnesio y baja cantidad de azúcar. Y también ha introducido marcas internacionales como Peroni y Miller, y se ha acercado al mercado femenino con Redd’s.

Pero la marca en la que Bavaria ha puesto una cuota importante de músculo y visión es en la legendaria Club Colombia, que celebra, por estas fechas, medio siglo de vida. Sin duda, es la cerveza premium nacional y la embajadora de su segmento en el exterior.

“Tres experiencias”, según Bavaria

Este es el nuevo portafolio de Club Colombia. Foto oficial de Bavaria.

Durante años, fuimos testigos de cambios de imagen y botellas, todos orientados a mantener vigente la marca y conectada con los nuevos tiempos y los nuevos consumidores. La estrategia más reciente es ampliar horizontalmente la marca con la introducción de tres tipos definidos de cerveza para aportarle variedad a su oferta y hacerle contrapeso a la competencia alternativa. La nueva trilogía la conforman Club Colombia Dorada, Club Colombia Roja y Club Colombia Negra Edición Limitada 2011.

En particular, Club Colombia Negra Edición Limitada 2011 ha venido a ocupar el lugar de Águila Imperial, cerveza lanzada, por primera vez, en 1985, con el objeto de destacar el potencial de calidad de la compañía y su experiencia en el arte cervecero. Águila Imperial aparecía únicamente al terminar el año y se vendía en exclusivos bares y restaurantes. Algunas personas lograban hacerse a una docena para sorprender a familiares y amigos.

Por una gama mayor

Con vasos de lujo y una espuma abundante, la nueva Negra busca escalar posiciones frente al consumidor de bebidas premium. Tomado de www.m.cocinasemana.com

Aplicando un modelo similar, la Club Colombia Negra Edición Limitada 2011 también exhibe una cierta aureola de exclusividad. Incluso, las atractivas cajas de 24 botellas se apartan de los empaques tradicionales y se asemejan más al embalaje de un vino que al de un producto de su segmento. Como adición, algunas personas reciben una caja de lujo con cuatro copas, anchas y altas, aptas para apreciar la bebida.

Igualmente, las comunicaciones oficiales de la marca hacen hincapié en las posibilidades gastronómicas de la bebida y sugieren servirla como acompañante de platos guisados, quesos maduros, chocolate negro y postres. Y yo agregaría algunos mariscos, como ostras y pulpo a la brasa, y, sin duda, un lomito o una punta de anca.

Con un porcentaje de alcohol de 4,7 %, la Negra es una cerveza amable, de cuerpo ligero y un color de intensidad media. Al vertirse en un vaso o copa, y dependiendo de la forma de transvasar el líquido, se forma una espuma gruesa, de color claro. Por eso es importante que los recipientes sean transparentes para poder apreciar el contraste. En nariz y boca, presenta aromas tostados y una astringencia discreta y elegante. Aunque genera la tentación de tomarla fría, prefiero tomármela al clima, para no opacar sus expresiones aromáticas.

El mundo de las cervezas negras

Guinesss es quizás la cerveza negra más conocida del mundo. Foto oficial de Ginness.

Uno no puede más que pensar que la apuesta de Bavaria con la Club Colombia Negra Edición Limitada 2011 es mostrar su capacidad de moverse con facilidad en el segmento de cervezas de gama media-alta y tantear el mercado para incursiones similares en el futuro. Es interesante y, de cierta forma, intrigante que lo haga con una cerveza negra, porque tradicionalmente este producto carece de adeptos. Muchos se imaginan las dark beers como bebidas densas, amargas y alcohólicas, y resulta que no pocas se comportan de manera contraria, es decir, suaves y armónicas. Y la Club Colombia Negra pertenece a este grupo.

El color se deriva de la utilización de maltas oscuras, sometidas a procesos de tostado. Y así ha sido desde sus orígenes. Las cervezas negras nacieron en Alemania, particularmente en Sajonia y Turingia. Sajonia, histórica ciudad con pasado romano, está localizada en el medio-este del país y se distingue por su particular belleza. Turingia, más señorial y salpicada de castillos, se ha dado a conocer por su gastronomía a base de salchichas y su vida cultural. En la Edad Media, la cerveza negra alcanzó en estas dos localidades un alto nivel de popularidad.

Otra de las cervezas negras más afamadas del mundo es la irlandesa Guiness, lanzada en Dublín, en 1759. Esta bebida se convirtió rápidamente en un emblema nacional, tan significativo como el Día de San Patricio. Aunque se envasa en lata y/o botella, la forma más tradicional de servirla es desde el barril, un sistema que le permite formar abundante espuma. Es quizás la cerveza negra más conocida en los cinco continentes.