Absolute Tune: vodka y vino, juntos.

Los ortodoxos del vodka y el vino no pueden más que levantar el ceño con el reciente anuncio hecho por Absolut, la casa productora sueca del destilado, y Brancott Estate, una bodega de Pernord Ricard. El proyecto es producir una mezcla espumosa de vodka sueco y Sauvignon Blanc neocelandés.

Por ahora, el secreto para la elaboración del nuevo producto, bautizado con el nombre de Absolute Tune, se mantiene en secreto. Sólo se sabe que contendrá un 60% de vodka y un 40$ de Sauvignon Blanc.

Las primeras botellas se abrieron en Australia y, por ahora, se venderán de manera exclusiva en tres bares de Sydney. El ejercicio de introducción se extenderá por un mes.

Los entendidos creen que, más que convertirse en un producto de línea, Absolute Tune se mantendrá como una edición especial para quienes buscan experiencias diferentes con las bebidas.

Pocos críticos y periodistas han tenido acceso al producto.

Si el comunicado de prensa de Absolute sirve de algo, la nota de cata respectiva dice que se trata de una bebida con tonos vibrantes y tropicales, de gran frescura. El vino le aporta algo de dulzor, mientras que el vodka le ofrece estructura, equilibrio y un final ligeramente seco.