José Manuel Ortega Fournier, presidente del Grupo O.Fournier

En las últimas semanas, la compañía internacional O.Fournier, con bodegas en España, Argentina y Chile, dio a conocer los resultados de la publicación estadounidense Wine Cellar (del experto Stephen Tanzer), que otorgó altos puntajes a algunos de sus vinos elaborados por dicha firma en tierra chilena.

El especialista Josh Reynolds, responsable para Chile de dicha revista, seleccionó los Alfa Centauri Sauvignon Blanc 2008 y 2009 como los mejores vinos blancos de Chile, con 91 puntos.

Son vinos de producción muy limitada y fueron fermentados y añejados en barricas de 500 litros.

Pero no sólo los blancos recibieron calificaciones favorables. El O. Fournier Maule Red Blend 2008 recibió, por su parte, 92 puntos, y solo hubo dos vinos con 93 y uno con 94 por encima de esta puntuación.

Igualmente, el Alfa Centauri Red Blend 2008 recibió 91 puntos, situándose entre los mejores de su categoríaa de precio.

Asimismo, el Centauri Red Blend 2009 recibió 90 puntos y el Urban Maule Cabernet Sauvignon, 88 puntos.

Aunque los vinos de O.Fournier procedentes de España (Ribera del Duero) y Argentina (Valle de Uco) han sido frecuentemente premiados por los especialistas, los seguidores de O.Fournier están comenzado a presenciar una alta dosis de notas favorables para los vinos originados en Chile.

Le pregunté a José Manuel Ortega Fournier, presidente de la compañía, a qué atribuye el rápido ascenso sus vinos chilenos.

Buen impacto inicial

JMO. Chile es una apuesta muy fuerte para O. Fournier y encaja perfectamente en la estrategia de elaborar vinos de alta gama en las mejores y más frías zonas de cada país donde elaboramos.

Obviamente, el tamaño y reputación de nuestros vinos chilenos todavía no está al nivel de los de los otros dos países, pero el impacto inicial ha sido más intenso que cuando comenzamos en Argentina o España.

Por las características de Chile, los blancos son una parte importante del desarrollo de O. Fournier en ese país, sobre todo en zonas como San Antonio, Leyda y, en el futuro, Lo Abarca. También de esos valles vendrán nuestros Pinot Noir y parte del Syrah.

Para la mayoría de los tintos hemos apostado por un valle excepcional, Maule, que consideramos entre los mejores del mundo por su climatología extrema, por la edad y calidad de sus viñedos existentes, y el tipo de variedades con que trabajamos. Igualmente, estamos apostando fuerte por el Carignan de secano.

Pero, sin duda, las características tan especiales de Leyda y Maule han hecho que nuestros vinos chilenos se destaquen tan rápidamente y, sobre todo, en comparación con otros vinos chilenos de otras zonas menos agradecidas.

HS. ¿Qué tan integrada ve usted a Chile en el conjunto de bodegas de O.Fournier en otros países?

JMO: El mix de  productos de O. Fournier, Chile se incorpora al resto perfectamente, pues nos aporta vinos blancos de Sauvignon Blanc de calidad internacional y con un estilo característico. Pero, como dije anteriormente, también elaboramos tintos con las variedades Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Carignan y, en el futuro, Pinot Noir, que no producimos en Argentina ni España.

Más información sobre O.Fournier, en www.ofournier.com