Los turistas pueden vivir los principales pasos de la vendimia.

Con la temporada estival del Cono Sur en pleno furor, el turismo enológico se ha convertido en uno de los principales atractivos para los turistas sureños e internacionales. Hay bodegas con hoteles y restaurantes, y en sus proximidades se están montando centros de deportes extremos (para verano e invierno) y campos de golf. Según el Instituto de Promoción Turística de Argentina, en los últimos cuatro años el turismo enológico creció un 142%. El 72% de las visitas a bodegas se hizo dentro de la provincia de Mendoza. Pero cada vez más gente se dirige a otras zonas como San Juan, La Rioja, Catamarca y Salta, al norte, y Neuquén, Río Negro y Chubut, al sur.

Chile también está mostrando incrementos sustanciales en su turismo enológico, especialmente en el Valle Central, y en Casablanca, hacia la costa.