Harrods, quizás la tienda de lujo más famosa del mundo, ha dado un paso gigante para darles a sus clientes experiencias inolvidables en torno al mundo del vino.
“Los llevaremos a experimentar un nuevo nivel de relación con la bebida”, dice un portavoz de la tienda.
En su nueva y variada cava, de 650 metros cuadrados, Harrods ofrecerá una mezcla de 3.000 botellas de los más afamados vinos, destilados y cervezas.
Pero las acciones no se limitarán a una cuestión de oferta y demanda. El foco central de la nueva estrategia, por ejemplo, estará puesto en la educación. Entre los servicios ofrecidos figuran degustaciones y clases maestras, una Sala de Champán y otra Sala de Destilados, y una de Bóveda del Vino, y una sección de Productos Poco Comunes.

Zona de Aromas

Otra de las innovaciones incluye una Zona de Aromas, consistente en un espacio lúdico creado en asociación con Le Nez du Vin, un especialista en accesorios para disfrutar de los aromas del vino.
La Sala de Degustación organizará catas de distinto tipo, así como sesiones nocturnas de maridaje. Los clientes que prefieran un momento más informal podrán probar hasta 18 vinos y entremeses en una barra de degustación.

La Bóveda del Vino

En la Bóveda del Vino –situada detrás de un enorme muro de cristal, con temperatura y humedad relativa controladas– se exhibirán algunas de las botellas más famosas del mundo. La selección se cambiará de manera periódica.
En la sección de Productos Poco Comunes se venderán vinos de países como Eslovenia y Japón, y otras regiones poco conocidas. Igualmente, este será el lugar de vinos elaborados con variedades de uva prácticamente desconocidas como la Grignolino y l Verdanel.
“Estamos seguros de haber creado el un paraíso para esos clientes que quieren acercarse a vivir la experiencia de los mejores vinos y destilados del mundo”, dice Alistair Viner, jefe de compras del almacén. “Con nuestra Gran Tienda del Vino buscamos compartir la pasión por las buenas etiquetas, desmitificar la bebida, educar al consumidor y hacer que los vinos lleguen a un número cada vez mayor de personas”.

Tomado de la revista Decanter